Tossa de Mar y su historia

Del Neolítico a las murallas de la Edad Media

Los primeros asentamientos humanos en Tossa de Mar se remontan a cuatro mil años antes de Jesucristo como lo atestiguan restos de menhires, dólmenes y utensilios de piedra y cerámica hallados en su entorno.

Los arqueólogos también han obtenido pruebas de la presencia de los Iberos en Tossa de Mar, se han encontrado monedas y fragmentos de cerámicas que lo corroboran. Según los conocimientos modernos se supone que los Iberos utilizaban a Tossa ya como puerto, como más tarde también hicieron los romanos.

Los romanos comenzaron a poblar Tossa, entonces llamada Turissa, a partir del año 100. Varias excavaciones han descubierto villas romanas, como  la Masía Carbotí, la de Ses Alzines y, finalmente, la villa romana dels Ametllers que se encuentra hoy en el centro de Tossa y puede visitarse. Por los objetos que se encontraron se deduce que los romanos ya habían elaborado vino y también aceite de oliva en Tossa de Mar

Villa Romana dels Ametllers fue construida entre el siglo I a. C. y el siglo VI, y se trata del mayor yacimiento arqueológico romano de la zona. La villa romana disponía de piscina, fuente, mosaicos y un comedor. Más tarde se usó como necrópoli.

castillo tossa de mar

Posteriormente las invasiones árabes del siglo VIII y el feudalismo acabaron con la influencia romana en Tossa

La zona amurallada de Tossa es lo más espectacular del pueblo. Las murallas medievales están situadas en la bahía sobre un pequeño montículo en la playa. Dentro de las murallas se encuentra la ciudad antigua “la Vila Vella” declarada monumento nacional

El castillo y el amurallamiento general de la Vila Vella datan del siglo XII al XIV.

Los documentos de Tossa de la época medieval  hablan de cuando el conde Miró, conde de Cerdanya y Besalú, cede al Monasterio de Santa María de Ripoll los derechos de Tossa. Posteriormente Ramón Berenguer III y el Papa Urbano II con su bula confirmaron los antiguos derechos que el Monasterio de Ripoll había adquirido sobre Tossa.

tossa-castillo-muralla

Los primeros datos sobre el castillo de Tossa se refieren al año 1187 en la carta pobla de la población. En 1189 Alfonso el casto ordenó que cualquiera que pescara en el término del castillo de Tossa debería pagar tributo al monasterio de Ripoll.

Es de señalar que en 1420 los pescadores se niegan a pagar el tributo de pesca, denominado «castellatge del peix» al monasterio de Ripoll, si  este no prestaba a cambio los debidos servicios de vigilancia del castillo.

El castillo de Tossa fue muy importante por el papel decisivo de defensa frente a los piratas y invasiones. Por su situación podía defender la bahía.

En el  interior de la “Vila Vella” están los restos de la iglesia de Sant Vicentç (del siglo XV), y del palacio del gobernador. No muy lejos se alza el Faro, localizado en el punto más alto de Tossa, a unos 70 metros sobre el nivel del mar. En el mismo lugar que ahora está había antes una torre de vigilancia medieval.

admintapasTossa de Mar y su historia